Coches de Gentleman

Coches de Gentleman eran los modelos de carruajes preferidos por los propietarios para guiar.

El siglo XIX fue la época de oro de los coches “de gentilhomme”, los coches reservados a la conducción de sus propietarios (gentleman) : faetones, duques, dog-carts, breaks, hasta el monumental Park-Drag.

A finales del siglo XIX y principios de siglo XX, los gentleman se distinguían por su afición al enganche, por pasear por avenidas y parques sus mejores carruajes enganchados, practica común entre otras: se reunían en los club londinenses (gustaban de mostrarse en los lugares más exclusivos), enviaban mensajes privados por mediación de sus lacayos, portaban chisteras y relojes con leontina… un espíritu de buen hacer y distinción en todo momento. Además, tenían fama de divertidos y extrovertidos.

Gentleman era un caballero de exquisita elegancia y educación. La exquisita elegancia se manifestaba en gustos más bien clásicos, pero sin caer en lo barroco. Tanto en vestimenta, como en accesorios, corte de pelo, y como no en la elección de sus coches. Pero habitualmente se evitaba la ostentación excesiva…

Más curiosidades

Phaéton.

¿Qué sabes de Carruajes? Hoy os presentamos un carruaje con muchas versiones: el Faetón. Es a mediados del siglo XIX cuando el nombre de Faetón toma el sentido que le damos en nuestros días, designando un coche conducido por el cochero,  provisto de un asiento...

leer más