El Dog Cart es uno de los modelos de carruajes, junto a los faetones, de los más populares y extendidos.

El Dog Cart es uno de los modelos de carruajes, junto a los faetones, de los más populares y extendidos.

El Dog Cart es uno de los modelos de carruajes, junto a los faetones, de los más populares y extendidos.

De origen británico (coche de perros) se puede atestiguar desde 1803 (New English Dictionary on Historical Principles, 1888-1933). El uso que le daban los ingleses a este pequeño coche de caza marca su etimología, destinado no solamente a transportar a los cazadores, sino especialmente para llevar a los perros de caza. Como su propio nombre indica, es un coche de caza, guiado normalmente por su propietario, apreciado por la disposición práctica de sus asientos, con abundante espacio. Este modelo de carruaje se hizo popular a principios de siglo construyéndose (sin caja para los perros) como simple coche deportivo (descubierto), aunque con una calidad muy variable. De ahí su utilización por los aficionados al enganche deportivo también en villas y ciudades. Normalmente eran enganchados en tronco o en tresillo, al ser coches más ligeros, con arneses a la inglesa; aunque el tradicional enganche de postas a la francesa también era utilizado por los cazadores con un hermoso efecto.

De origen británico (coche de perros) se puede atestiguar desde 1803 (New English Dictionary on Historical Principles, 1888-1933). El uso que le daban los ingleses a este pequeño coche de caza marca su etimología, destinado no solamente a transportar a los cazadores, sino especialmente para llevar a los perros de caza. Como su propio nombre indica, es un coche de caza, guiado normalmente por su propietario, apreciado por la disposición práctica de sus asientos, con abundante espacio. Este modelo de carruaje se hizo popular a principios de siglo construyéndose (sin caja para los perros) como simple coche deportivo (descubierto), aunque con una calidad muy variable. De ahí su utilización por los aficionados al enganche deportivo también en villas y ciudades. Normalmente eran enganchados en tronco o en tresillo, al ser coches más ligeros, con arneses a la inglesa; aunque el tradicional enganche de postas a la francesa también era utilizado por los cazadores con un hermoso efecto.

De origen británico (coche de perros) se puede atestiguar desde 1803 (New English Dictionary on Historical Principles, 1888-1933). El uso que le daban los ingleses a este pequeño coche de caza marca su etimología, destinado no solamente a transportar a los cazadores, sino especialmente para llevar a los perros de caza. Como su propio nombre indica, es un coche de caza, guiado normalmente por su propietario, apreciado por la disposición práctica de sus asientos, con abundante espacio. Este modelo de carruaje se hizo popular a principios de siglo construyéndose (sin caja para los perros) como simple coche deportivo (descubierto), aunque con una calidad muy variable. De ahí su utilización por los aficionados al enganche deportivo también en villas y ciudades. Normalmente eran enganchados en tronco o en tresillo, al ser coches más ligeros, con arneses a la inglesa; aunque el tradicional enganche de postas a la francesa también era utilizado por los cazadores con un hermoso efecto.

De origen británico (coche de perros) se puede atestiguar desde 1803 (New English Dictionary on Historical Principles, 1888-1933). El uso que le daban los ingleses a este pequeño coche de caza marca su etimología, destinado no solamente a transportar a los cazadores, sino especialmente para llevar a los perros de caza. Como su propio nombre indica, es un coche de caza, guiado normalmente por su propietario, apreciado por la disposición práctica de sus asientos, con abundante espacio. Este modelo de carruaje se hizo popular a principios de siglo construyéndose (sin caja para los perros) como simple coche deportivo (descubierto), aunque con una calidad muy variable. De ahí su utilización por los aficionados al enganche deportivo también en villas y ciudades. Normalmente eran enganchados en tronco o en tresillo, al ser coches más ligeros, con arneses a la inglesa; aunque el tradicional enganche de postas a la francesa también era utilizado por los cazadores con un hermoso efecto.

De origen británico (coche de perros) se puede atestiguar desde 1803 (New English Dictionary on Historical Principles, 1888-1933). El uso que le daban los ingleses a este pequeño coche de caza marca su etimología, destinado no solamente a transportar a los cazadores, sino especialmente para llevar a los perros de caza. Como su propio nombre indica, es un coche de caza, guiado normalmente por su propietario, apreciado por la disposición práctica de sus asientos, con abundante espacio. Este modelo de carruaje se hizo popular a principios de siglo construyéndose (sin caja para los perros) como simple coche deportivo (descubierto), aunque con una calidad muy variable. De ahí su utilización por los aficionados al enganche deportivo también en villas y ciudades. Normalmente eran enganchados en tronco o en tresillo, al ser coches más ligeros, con arneses a la inglesa; aunque el tradicional enganche de postas a la francesa también era utilizado por los cazadores con un hermoso efecto.

De origen británico (coche de perros) se puede atestiguar desde 1803 (New English Dictionary on Historical Principles, 1888-1933). El uso que le daban los ingleses a este pequeño coche de caza marca su etimología, destinado no solamente a transportar a los cazadores, sino especialmente para llevar a los perros de caza. Como su propio nombre indica, es un coche de caza, guiado normalmente por su propietario, apreciado por la disposición práctica de sus asientos, con abundante espacio. Este modelo de carruaje se hizo popular a principios de siglo construyéndose (sin caja para los perros) como simple coche deportivo (descubierto), aunque con una calidad muy variable. De ahí su utilización por los aficionados al enganche deportivo también en villas y ciudades. Normalmente eran enganchados en tronco o en tresillo, al ser coches más ligeros, con arneses a la inglesa; aunque el tradicional enganche de postas a la francesa también era utilizado por los cazadores con un hermoso efecto.

Dog Cart

El Dog Cart es uno de los modelos de carruajes, junto a los faetones, de los más populares y extendidos.

El término de dog cart, de origen británico (coche de perros) se puede atestiguar desde 1803 (New English Dictionary on Historical Principles, 1888-1933).

El uso que le daban los ingleses a este pequeño coche de caza marca su etimología, destinado no solamente a transportar a los cazadores, sino especialmente para llevar a los perros de caza.

Como su propio nombre indica, es un coche de caza, guiado normalmente por su propietario, apreciado por la disposición práctica de sus asientos, con abundante espacio.

Este modelo de carruaje se hizo popular a principios de siglo construyéndose (sin caja para los perros) como simple coche deportivo (descubierto), aunque con una calidad muy variable.

De ahí su utilización por los aficionados al enganche deportivo también en villas y ciudades.

Normalmente eran enganchados en tronco o en tresillo, al ser coches más ligeros, con arneses a la inglesa; aunque el tradicional enganche de postas a la francesa también era utilizado por los cazadores con un hermoso efecto.

 

Más curiosidades

Phaéton.

¿Qué sabes de Carruajes? Hoy os presentamos un carruaje con muchas versiones: el Faetón. Es a mediados del siglo XIX cuando el nombre de Faetón toma el sentido que le damos en nuestros días, designando un coche conducido por el cochero,  provisto de un asiento...

leer más