Los carruajes Tonó · Tonneau · Governess-Cart

Los carruajes Tonó · Tonneau · Governess-Cart

Los carruajes Tonó · Tonneau · Governess-Cart

Los carruajes Tonó son unos coches, en la evolución del carruaje, relativamente tardíos. Se desarrollan a partir de 1885 como alternativa al dog-cart y como un carro pequeño cuya característica principal es la disposición de sus dos bancos paralelos en la dirección del desplazamiento, y por lo general para cuatro personas.

Los carruajes Tonó son unos coches, en la evolución del carruaje, relativamente tardíos. Se desarrollan a partir de 1885 como alternativa al dog-cart y como un carro pequeño cuya característica principal es la disposición de sus dos bancos paralelos en la dirección del desplazamiento, y por lo general para cuatro personas.

Los carruajes Tonó son unos coches, en la evolución del carruaje, relativamente tardíos. Se desarrollan a partir de 1885 como alternativa al dog-cart y como un carro pequeño cuya característica principal es la disposición de sus dos bancos paralelos en la dirección del desplazamiento, y por lo general para cuatro personas.

Los carruajes Tonó · Tonneau · Governess-Cart

El tonneau es un coche, en la evolución del carruaje, relativamente tardío.

Se desarrolla a partir de 1885 como alternativa al dog-cart y como un carro pequeño cuya característica principal es la disposición de sus dos bancos paralelos en la dirección del desplazamiento, y por lo general para cuatro personas.

Además de ser utilizado por institutrices o niñeras, el tonó era muy popular entre los médicos y los veterinarios, porque podían llevar fácilmente sus pertenencias en el carro. Este coche fue también muy popular como coche de alquiler con un pony o burro en los balnearios de moda.

A continuación, os contamos algunos datos técnicos y otras curiosidades.

La posición del cochero se cambia de delante hacia atrás para disponer de espacio suficiente para las piernas, dejando un hueco entre ambas plazas, procurando cierta comodidad. Sin embargo, este tipo de conducción no resultaba la más agradable.

Los carruajes tonó llevaban en la parte posterior una puerta baja de fácil acceso, que no disponía más que de manilla exterior. Además, contaban con un freno, normalmente fiable, para que la institutriz pudiera accionarlo con facilidad en sus desplazamientos. Esto ofrecía mayor seguridad en el transporte de los niños.

Las ruedas eran mayores o menores dependiendo del uso del enganche, ya fueran ponys o caballos, y generalmente estaban equipados con muelles elípticos.

Algo típico del tonó era su caja baja, con eje poco elevado y bajo centro de gravedad. Como resultado, el carro era muy estable.

En cuanto a sus acabados y complementos, destacamos algunos detalles.

Los laterales podían ser calados, con palillería, o bien con paneles sólidos. Se les solían colocar tanto faroles cuadrados como redondos.

Podía presentarse barnizado y, a menudo, pintado en colores oscuros, así como también en colores vivos.

La tapicería podía ser de paño o piel, dependiendo del gusto del cliente y de su economía.

Las llantas podían ser de hierro o gomas, dependiendo de su utilidad.

En los meses de verano se les podían colocar sombrillas o capotas abiertas.

Como dato final, destacamos que los tonó se solían encontrar enganchados tanto con collarín como con pecherín, con cochero de la casa o propietarios, conduciéndolos en los parques junto a los coches deportivos.

Más curiosidades

Phaéton.

¿Qué sabes de Carruajes? Hoy os presentamos un carruaje con muchas versiones: el Faetón. Es a mediados del siglo XIX cuando el nombre de Faetón toma el sentido que le damos en nuestros días, designando un coche conducido por el cochero,  provisto de un asiento...

leer más